La mente es más poderosa de lo que podríamos llegar a pensar y existen pruebas científicas de que ella misma nos proporciona los mecanismos necesarios para curar al cuerpo, ya sea de enfermedades esporádicas o de enfermedades que a nivel científicos son “incurables”.
Se llegó a esta conclusión gracias al estudio de la Dra. Lissa Rankin en conjunto con otros médicos especialistas realizaron un proyecto en el cual trataban de descifrar algunos secretos del cerebro y la mente.
Resulta que nuestra mente tiene un efecto mejor conocido como “placebo” el cual es capaz de curar y eliminar todas las dolencias que sufre el cuerpo, solo tendríamos que pensar que estamos bien y listo. Ahora bien, así como existe el efecto placebo, también encontramos el “nocebo” el cual es completamente opuesto debido a que intensifica mucho más la enfermedad.

¿Hay pruebas que afirmen estas hipótesis?

Los científicos han realizado diversas pruebas, sobre todo en los pacientes con cáncer, les han inyectado solución salina en lugar de las quimioterapias y han quedado totalmente impactados porque los pacientes pierden el cabello y sufren de vómitos como si en realidad les hubieran inyectado el tratamiento para el cáncer.
Luego de más estudios se llegó a la conclusión de que la mente así como puede curar, también es capaz de matar. Todo depende de los pensamientos negativos o positivos que tengamos sobre nosotros mismos.
La Dra. Lissa Rankin explica en su libro “Puedes curarte a ti mismo” que existen algunos métodos para curar cualquier enfermedad, dolencia o padecimiento que tengamos, solo si tenemos “fé” o creemos que en realidad no vamos a curar, además colocó como ejemplo el hecho de que el cuerpo fue creado mediante diversos mecanismos de
regeneración que actúan de manera espontánea cuando se está bajo la amenaza de un malestar.
Pero, cuando tenemos conocimiento de que algo va mal en nuestro cuerpo, la depresión nos envuelve y los pensamientos son capaces de acelerar el proceso degenerativo.
De igual manera, el estrés es uno de los factores que impiden la regeneración de células, pues el cerebro está tan concentrada en resolver los problemas mentales que nos surjan, ignora por completo la salud física, haciendo que esta decaiga considerablemente y de maneras tan rápidas que llegan incluso a sorprender hasta a los más experimentados en el área de la medicina.
Esto solo puede demostrar que los pensamientos son tan poderosos que pueden cambiar nuestras vidas de un momento a otro, ya sea positiva o negativamente. Los científicos recomiendan enfrentar cada obstáculo de salud o vivencial que se nos presente de manera enérgica y que creamos desde un principio que todo irá bien, porque solo así nuestra propia mente erradica todo lo malo que tengamos.

¿Sabías que nuestro cuerpo tiene la capacidad de curarse y regenerarse así mismo?


La mente es más poderosa de lo que podríamos llegar a pensar y existen pruebas científicas de que ella misma nos proporciona los mecanismos necesarios para curar al cuerpo, ya sea de enfermedades esporádicas o de enfermedades que a nivel científicos son “incurables”.
Se llegó a esta conclusión gracias al estudio de la Dra. Lissa Rankin en conjunto con otros médicos especialistas realizaron un proyecto en el cual trataban de descifrar algunos secretos del cerebro y la mente.
Resulta que nuestra mente tiene un efecto mejor conocido como “placebo” el cual es capaz de curar y eliminar todas las dolencias que sufre el cuerpo, solo tendríamos que pensar que estamos bien y listo. Ahora bien, así como existe el efecto placebo, también encontramos el “nocebo” el cual es completamente opuesto debido a que intensifica mucho más la enfermedad.

¿Hay pruebas que afirmen estas hipótesis?

Los científicos han realizado diversas pruebas, sobre todo en los pacientes con cáncer, les han inyectado solución salina en lugar de las quimioterapias y han quedado totalmente impactados porque los pacientes pierden el cabello y sufren de vómitos como si en realidad les hubieran inyectado el tratamiento para el cáncer.
Luego de más estudios se llegó a la conclusión de que la mente así como puede curar, también es capaz de matar. Todo depende de los pensamientos negativos o positivos que tengamos sobre nosotros mismos.
La Dra. Lissa Rankin explica en su libro “Puedes curarte a ti mismo” que existen algunos métodos para curar cualquier enfermedad, dolencia o padecimiento que tengamos, solo si tenemos “fé” o creemos que en realidad no vamos a curar, además colocó como ejemplo el hecho de que el cuerpo fue creado mediante diversos mecanismos de
regeneración que actúan de manera espontánea cuando se está bajo la amenaza de un malestar.
Pero, cuando tenemos conocimiento de que algo va mal en nuestro cuerpo, la depresión nos envuelve y los pensamientos son capaces de acelerar el proceso degenerativo.
De igual manera, el estrés es uno de los factores que impiden la regeneración de células, pues el cerebro está tan concentrada en resolver los problemas mentales que nos surjan, ignora por completo la salud física, haciendo que esta decaiga considerablemente y de maneras tan rápidas que llegan incluso a sorprender hasta a los más experimentados en el área de la medicina.
Esto solo puede demostrar que los pensamientos son tan poderosos que pueden cambiar nuestras vidas de un momento a otro, ya sea positiva o negativamente. Los científicos recomiendan enfrentar cada obstáculo de salud o vivencial que se nos presente de manera enérgica y que creamos desde un principio que todo irá bien, porque solo así nuestra propia mente erradica todo lo malo que tengamos.

No hay comentarios: